Tipos de pintura para la piscina I

pintura decorativa

En esta época del año toca preparar las terrazas y jardines para recibir al verano como se merece. Y, como no podía ser de otra manera, también llega el momento de adecuar la piscina para poder bañarnos cuando el calor estival comience a apretar.

El desgaste que provoca el contacto del cloro y otros agentes químicos con las paredes de la piscina y la exposición a los rayos del sol hacen que la pintura de la piscina se deteriore rápidamente. Por ello, habrá que pintarla cada cierto tiempo, aunque en estos casos no nos valdrá cualquier pintura decorativa, habrá que apostar por alguna solución específica.

En UNI-HER queremos ayudarte con esta tarea, así que vamos a compartir contigo los principales tipos de pintura que encontrarás para la piscina y las mejores técnicas para aplicarla sobre estas superficies especiales.

Tipología de pinturas para piscinas

  1. Pintura clorocaucho: Se trata de una solución sintética, fabricada con resinas. Este tipo de pintura sólo es adecuado para los vasos nuevos o que ya hayan sido pintados con pintura de clorocaucho antes, ya que si se aplica sobre otro tipo se cuarteará. Esta variedad se diluye con disolvente.
  2. Pintura acrílica especial para piscinas: Fabricada con resinas y pigmentos, su uso está especialmente indicado para pintar piscinas de cemento u hormigón. También puede utilizarse para repintar las paredes de una piscina que, previamente, se haya pintado con pintura acrílica. Se elimina fácilmente de los enseres utilizados para pintar y, como en el caso anterior, se diluye con agua.
  3. Pintura de poro abierto: Se fabrica con resinas sintéticas y está pensada para vasos de hormigón. Este tipo es el más adecuado para aplicar sobre superficies húmedas y puede pintarse con ella, incluso, sobre otros tipos de pintura.

Cómo pintar la piscina

Si vamos a pintar un vaso nuevo con pintura de clorocaucho o acrílica, deberemos esperar a que el hormigón o cemento se fragüe. Si te decantas por la pintura de poro abierto, la podrás aplicar aunque el hormigón aun esté húmedo. Es recomendable que la superficie de trabajo esté limpia y libre de polvo y residuos. La cantidad de pintura a aplicar dependerá de las recomendaciones del fabricante, así como el tiempo que deberemos esperar para llenar la piscina. Siempre es aconsejable aplicar dos manos de pintura.

Cuando la piscina no sea nueva habrá que retirar todos los elementos extraños de las paredes. Para hacerlo, podremos utilizar un cepillo de púas metálicas o una lija. En segundo lugar deberemos limpiar a conciencia la superficie que queremos pintar, asegurándonos de eliminar los restos de moho o algas que se hayan podido adherir. Finalmente, habrá que dejar secar las paredes y ya podremos pintar.

En la próxima entrada abordaremos algunos consejos para el correcto pintado de piscinas de fibra, fabricadas con resina o poliéster.

Categorías Noticias