Renueva los muebles de tu cocina con esmalte

Modernizar la apariencia de nuestra cocina no tiene porqué ser una gran obra de esas que nos obligan a rascarnos los bolsillos.

En ocasiones, sólo hace falta ideas y un poco de maña. Si te aburre esta estancia de tu casa y buscas motivación para pasar más horas cocinando, tienes una alternativa económica que modernizará todo el espacio de forma fácil y rápida. En nuestra tienda de pinturas online queremos lanzarte una propuesta para ayudarte en tu objetivo.

Lo que necesitas para renovar tus muebles con esmalte

Para afrontar este proyecto necesitarás: esmalte-laca de poliuretano del color que elijas, plásticos protectores, cartones y papel, trapos, destornillador, aguarrás o disolvente para esmalte sintético, rodillos para esmaltar, paletinas para esmaltar. Con este tipo de esmaltes conviene usar guantes y tener la zona de trabajo debidamente ventilada, ya que su disolvente resulta bastante fuerte.

Cómo renovar muebles con esmalte

Lo primero que tienes que tener en cuenta es el espacio dónde vas a trabajar, para colocar los cartones y colocar las puertas recién pintadas mientras se sequen.

Después deberemos quitar las puertas de los muebles y desatornillar las manillas y otros elementos que no deberían ser pintados. Si hay algún elemento que no puedas retirar, es recomendable protegerlo con cinta de carrocero.

Es importante calcular la cantidad de pintura necesaria antes de ponerse manos a la obra y limpiar de forma adecuada la superficie de grasa y suciedad, con el objetivo de conseguir los mejores resultados. También es importante que, tras esta limpieza, se seque de forma adecuada la superficie antes de aplicar la pintura.

La ventaja de este tipo de esmaltes es que pueden emplearse casi sobre cualquier tipo de superficie, ya sea melanina o aglomerado.

Aunque, también están indicados para muebles de madera maciza, lo cierto es que para este material puedes encontrar productos específicos que mejorarán el resultado final.

Para aplicar la pintura, coge un rodillo limpio y utiliza siempre el mismo sentido para pintar, ya sea en horizontal o vertical. Ten cuidado de no cruzar las pasadas para que quede lo más homogéneo posible. Tendrás que dejarlo secar durante 24 horas antes de darle una nueva mano.

Finalmente, coloca los tiradores (puede ser un buen momento para renovarlos) y vuelve a colocar la pieza en su lugar. Parecerá una cocina nueva, que no tendrá nada que ver con la anterior, a pesar de no haber cambiado el mobiliario.

Si tienes alguna duda sobre el proceso o el tipo de pintura más adecuado para esta tarea en UNI-HER te ayudamos en todo lo necesario para que este trabajo se convierta en una gran experiencia para ti.