Cómo cambiar el color de los suelos de parqué

pintura para madera

Actualmente, existe una gran oferta de suelos de tarima, con multitud de formas, dibujos y colores.

Tal es así, que los pavimentos han ganado un peso fundamental en el diseño de interiores. Sobre todo, para crear las combinaciones de color más adecuadas para alcanzar el equilibrio con el resto de los elementos decorativos.

Un suelo de madera puede estar en buen estado y que sea necesario cambiarlo, pero es posible que queramos modernizar o cambiar su color.

Parece una tarea imposible, pero nada más lejos de la realidad. Hoy en día, existen muchas soluciones para madera que nos permiten conseguir los mejores resultados. Con la pintura para madera podremos, incluso, cambiar el color de estas superficies.

Una de los miedos más frecuentes en este tipo de casos, tiene que ver con el hecho de que si rayamos la superficie la pintura se levanta.

Pero, lo cierto es que este tipo de pintura viene especialmente tratado para que su durabilidad sea superior, teniendo incluso la posibilidad de utilizar una solución lavable.

Con el objetivo de conseguir los mejores resultados, es recomendable seguir las indicaciones del fabricante sobre su aplicación, cantidades necesarias o tiempos de secado.

Lo primero que habrá que destacar es que es la opción más económica y limpia. Menos laboriosa que acuchillar, barnizar o cambiar la tarima.

Materiales que necesitamos

Aunque, evidentemente, el resultado no será el mismo que escoger una solución de madera de otro color. Pero antes de ponernos con la tarea, vamos a ver qué materiales vamos a necesitar:

  1. Rodillos de teflón
  2. Cubeta y funda para la cubeta
  3. Brochas de recorte para el rodapié y remates
  4. Agitador para la pintura
  5. Pintura en el color seleccionado
  6. Papel de protección o plásticos
  7. Cinta de carrocero

Habrá que proteger las zonas que no queremos que se vean afectadas por la pintura con papel, plásticos y cinta de carrocero. Cuando ya tengamos todo listo, es importante seguir una serie de pasos para ejecutar los trabajos.

Preparar la superficie sobre la que vamos a trabajar

Al tratarse de un suelo de madera, es recomendable lijarlo con una lija de grano muy fino. Será esencial limpiar bien la superficie y eliminar todo el polvillo que se genera, ya que en otro caso estas partículas quedarán atrapadas entre el suelo y la capa de pintura.

Pintar

Podemos usar tanto rodillo como brocha para cambiar el color de los suelos.

Pero, es importante respetar la cantidad de pintura necesaria indicada por el fabricante para conseguir crear una buena capa de pintura, cambiando el color y creando una superficie duradera y resistente.

Habrá que aplicar capas, dejando pasar al menos 4 horas de secado entre ellas.

Finalmente, es aconsejable evitar fregar los suelos, al menos durante 15 días para dejar que la pintura se asiente.

Categorías Noticias