Consejos fundamentales para pintar tu vehículo

Que levante la mano quien no haya tenido alguna vez un rayón en la carrocería de su coche. Estos pequeños desperfectos se realizan con facilidad, no hace falta verse involucrado en un accidente o tocar, sin querer, las columnas del garaje.

El deterioro de la chapa del vehículo no sólo es una cuestión estética, sino que es necesario repararlo lo antes posible para que el desperfecto no vaya a más y aparezcan otros problemas como la presencia de óxido en la zona afectada.

Sin embargo, este tipo de reparaciones en un taller suele suponer una inversión importante de tiempo y dinero.

Por este motivo, una opción adecuada es comprar pinturas para coches y ponerse manos a la obra.

En UNI-HER te presentamos una serie de consejos fundamentales para reparar y pintar tu vehículo de forma sencilla y sin complicaciones, en estos casos lo más adecuado será optar por una solución en spray a la hora de comprar pinturas para coches.

Acondicionar la zona:

Evidentemente, en primer lugar tendrás que preparar el área del vehículo sobre la que vas a trabajar.

Será necesario limpiar la superficie de forma adecuada, retirando toda la suciedad acumulada. En caso de que la pieza que vas a pintar pueda extraerse con facilidad, conviene hacerlo antes de aplicar la pintura en spray.

Pero, si no es posible, deberás proteger las zonas próximas al área de trabajo, utilizando cinta adhesiva y delimitando el área sobre la vas a pintar.

Reparar la superficie:

Este procedimiento será diferente en función de si la pintura actual es la original y está en buen estado o si no es original y presenta unas malas condiciones de conservación.

  1. En el primer caso, deberás lijar la zona de trabajo para eliminar los posibles desperfectos, alisando la superficie. Posteriormente, deberás limpiar la superficie de trabajo con un trapo húmedo y un poco de disolvente.
  2. En caso de que la pintura no sea original o se encuentre en mal estado, será necesario realizar un decapado, eliminando la pintura en la superficie de trabajo. Tras este procedimiento deberás limpiar la zona con un trapo húmedo y disolvente. Sobre la zona acondicionada habrá que aplicar una imprimación. Cuando la superficie se haya secado deberás lijar la zona, asegurándote de limpiarla después.

Pintar la superficie a reparar:

El último paso será aplicar la pintura sobre la superficie deseada, en caso de que se trate de una solución de dos componentes será suficiente con aplicar dos capas, dejando pasar un intervalo de 24 horas entre ambas aplicaciones.

Si la pintura es bicapa el procedimiento será el mismo, pero posteriormente, habrá que  emplear algún barniz acrílico de dos componentes para conseguir un acabado brillante.

Categorías Técnicas