3 errores frecuentes al pintar: cómo evitarlos

Todos queremos una casa de revista, hacer de nuestro hogar un refugio personal.

Por ello, cualquier momento libre que tenemos lo dedicamos a acondicionar nuestra vivienda: la limpieza general, cambiar la decoración y, cada cierto tiempo, nos vemos obligados a pintar las paredes para renovar la apariencia general de las diferentes estancias.

Pintar nosotros mismos es una alternativa para reducir los costes.

Además, siempre podemos aplicar alguna pintura especial en función de nuestras necesidades, por ejemplo, optar por una pintura antihumedad.

No es una tarea demasiado compleja, pero si es la primera vez que coges brochas y rodillos puedes tener en cuenta algunos consejos para evitar los errores más frecuentes al pintar.

Muchos problemas se detectan mientras estamos con la tarea, pero muchos otros sólo se ven al concluir el trabajo.

Desde UNI-HER te contamos algunos de los errores más frecuentes y te explicamos cómo puedes evitarlos.

La pintura no se adhiere a la superficie:

Lo notarás porque cuando se seca se desprende de la superficie pintada.

Entre las principales causas podemos destacar que se ha pintado sobre un soporte mal preparado, se ha aplicado la pintura sobre una superficie húmeda o con filtraciones de agua o se ha aplicado la pintura sobre paredes con grasa o cera.

La clave para evitar este problema será preparar adecuadamente las superficies antes de pintar.

Limpiar las paredes cuando hay restos de grasa o suciedad que puede mermar la imprimación de la pintura.

También, será importante esperar a que se sequen las superficies antes de aplicar la nueva pintura.

La pintura se arruga:

Se aprecia en el momento en el que se aplica sobre la superficie, formando pliegues y arrugas, pierde su textura.

Cuando se produce este efecto puede ser por impregnar las herramientas con demasiada pintura, no esperar el tiempo suficiente para que la pintura se seque entre una mano y otra o que la temperatura sea demasiada alta a la hora de aplicarla sobre la superficie.

Dar un número adecuado de capas y respetar los tiempos de secado es la mejor forma de evitarlo.

La pintura se cuartea:

Aparecen hendiduras en la superficie, provocando grietas en la pintura.

El problema puede deberse a emplear pintura de baja calidad u optar por una solución poco apropiada para la superficie sobre la que vamos a trabajar.

Hacer una buena elección de la pintura que vamos a utilizar para renovar los colores de las paredes es una buena elección, así como respetar las incompatibilidades entre los diferentes tipos de pintura.

Categorías Pintura